5 preguntas frecuentes sobre las carillas dentales

06/05/2016
5 preguntas frecuentes sobre las carillas dentales

¿Sonríes habitualmente? ¿O eres de los que sonríes a medias porque te dan vergüenza tus dientes? Dientes rotos, mal alineados, manchados o separados son las principales causas que explican esas sonrisas tímidas. Sin embargo, hoy en día, los últimos avances en odontología nos permiten que en poco tiempo y con técnicas poco dolorosas, podamos conseguir esa sonrisa perfecta.

Uno de los tratamientos más utilizados son las carillas. ¿Sabes qué son? Se trata de un tratamiento de estética dental poco invasivo que tiene como objetivo mejorar nuestra sonrisa cambiando la forma y el diseño del dientes utilizando capas composite o de porcelana que se aplican en la superficie externa del diente. Con este tratamiento podemos mantener nuestras piezas dentales consiguiendo unos dientes perfectos y duraderos.

En el post de hoy profundizamos en uno de los tratamientos de estética dental más populares:

 

  1. ¿En qué consiste exactamente este tratamiento?

El tratamiento de carillas es muy sencillo. Las carillas se realizan aplicando resinas acrílicas sobre el propio diente. El odontólogo modela con mucha precisión las distintas piezas como si fuera trabajo de un escultor. El resultado es natural y la carilla se ajusta al color de tu diente.

  1. ¿Cuándo son recomendables las carillas?

Aunque normalmente se aplican a pacientes que tienen manchas en los dientes, también se pueden utilizar en aquellos casos en los que existen espacios interdentales, apiñamiento dental o dientes mal alineados.

  1. ¿Las carillas desgastan los dientes?

Aunque depende de cada paciente, este tratamiento generalmente es muy poco invasivo en la estructura dental por lo que el diente no se desgasta en ningún momento.

  1. ¿Qué diferencia hay entre las carillas de composite y de porcelana?

Los especialistas utilizan un tipo u otro dependiendo de varios factores: el color de los dientes, la posición en la que están colocados, la oclusión general y la cantidad de diente natural remanente (para casos de piezas que ya han sido restauradas con anterioridad). Las carillas de composite requieren un menor desgaste dental, su reparación después de una fractura o desgaste es mucho más sencilla y su coste es menor. Las carillas de porcelana son mejor desde el punto de vista estético y tienen una mayor durabilidad, aunque si se rompen no podrán ser reparadas y tendrán que ser substituidas por completo.

  1. ¿Duelen?

La respuesta es no, ya que se trata de un tratamiento sencillo e indoloro. Se suele realizar sin anestesia local, a excepción de algunos casos en los que sí se necesita durante el tallado dental.

La estética dental evoluciona día a día. Si quieres conocer el resto de tratamientos que podemos encontrar para mejorar nuestra sonrisa, te animamos a hacer clic aquí