En verano, preocúpate también de tus dientes

10/08/2015
En verano, preocúpate también de tus dientes

El verano es sinónimo de vacaciones. Cambio de rutina, viajes, sol y playa o desconexión total en plena naturaleza. Durante este periodo estamos todo el día protegiéndonos la piel con la crema solar o bebiendo mucha agua para no deshidratarnos. Sin embargo, siempre nos olvidamos de una parte importante de nuestro cuerpo… los dientes.

Uno de los principales agentes que puede dañar los dientes es el calor. Por lo que es importante que pongamos especial atención en proteger una de las zonas más sensibles del organismo, sobre todo en plena ola de calor. Durante la época estival es normal que se produzca un aumento de las bacterias, que puede provocar gingivitis, caries u otras enfermedades bucales.

¿Qué tengo que hacer?

1. No olvides tu cepillo de dientes. Durante nuestras vacaciones es muy común que vayamos a comer o cenar fuera de casa. Por ello, es importante que siempre tengamos a mano nuestro cepillo de dientes. Recuerda  que cepillarse los dientes a diario ayuda a eliminar los restos de comida y las bacterias que luego pueden provocar caries o gingivitis.

 

2. Ten cuidado con el cloro de las piscinas. El pH de las piscinas se mantiene gracias al cloro, que a veces puede producir efectos dañinos en los ojos, el pelo e incluso los dientes. Y es que el cloro puede producir manchas marrones, caries o debilitar el esmalte dental, aunque estos problemas suelen aparecer a largo plazo. Por lo tanto, es importante cuidar el esmalte para que nuestros dientes no sufran daños.

 

3. Cuida tu alimentación y no abuses de los helados y los refrescos. Una nutrición equilibrada basada principalmente en el consumo abundante de agua, frutas y verduras es esencial para nuestros dientes. Evita los dulces y las chucherías, así como los refrescos y los helados. De todas formas, si decides consumirlos, acuérdate de limpiarte los dientes justo después.

 

4. Ten cuidado con los golpes. El buen tiempo nos lleva en verano a practicar una multitud de deportes al aire libre, que muchas veces pueden acabar en una caída. Sobre todo entre los más pequeños de las casa, que todavía tienen sus dientes en formación. Si te fracturas una pieza dental, acude lo antes posible a tu dentista.

Es normal que durante el verano, y sobre todo durante las vacaciones, relajemos nuestros hábitos alimenticios. Por ello, es importante que una vez terminadas y justo después de deshacer nuestra maleta, acudamos a nuestro odontólogo para que haga una revisión general de nuestra salud bucodental. Si quieres ponerte en contacto con nuestros especialistas, solamente tienes que hacer clic aquí.

(Imagen de Oscar F. Hevia CC BY-NC-ND 2.0)