Las infecciones bucales sin tratamiento adecuado pueden hacer peligrar el control de la diabetes

19/06/2015
Las infecciones bucales sin tratamiento adecuado pueden hacer peligrar el control de la diabetes

Las personas con diabetes deben prestar especial atención a su cuidado bucodental porque las infecciones bucales que no reciben el correcto tratamiento pueden hacer peligrar  a su vez, el control de la diabetes. Una enfermedad gingival grave puede dificultar el control del nivel de glucosa en sangre y favorecer el avance de esta enfermedad.

La pérdida de piezas dentales generada por las enfermedades periodontales, provoca que el paciente no mastique de forma adecuada los alimentos, haciendo difícil que lleven una dieta sana y equilibrada. Esto a su vez repercute en la calidad de la nutrición y puede complicar el control de la glucosa en la sangre.

Además las personas diabéticas tienen hasta un 300% más de probabilidades de padecer patologías periodontales. Esto se debe a que las personas con esta enfermedad tienen altos niveles de glucosa en la saliva, y con el paso del tiempo esta circunstancia acaba afectando a dientes y encías. La glucosa favorece la aparición de bacterias que atacan los dientes y encías, deteriorándolas  hasta incluso hacer que se inflamen, que sangren o se pierdan dientes. Además, la acumulación de placa bacteriana, puede dar lugar a sequedad bucal o xerostomía y candidiasis bucal, es decir, infección por hongos.

Por otra parte es frecuente que las personas con diabetes presenten encías enrojecidas, doloridas, sangrantes, hinchadas y separadas de los dientes, así como saliva espumosa, mal aliento, hipersensibilidad en los dientes o aflojamiento de los mismos.

Para evitar estos problemas en la medida de lo posible, se recomienda a las personas con diabetes cepillarse los dientes después de comida, con un cepillo manual o eléctrico de cerdas finas y dentífricos con flúor y utilizar como complemento colutorio e hilo dental.

También es muy importante beber agua a lo largo del día para prevenir la formación de placa bacteriana, visitar cada seis meses al dentista para prevenir y detectar a tiempo posibles problemas bucodentales, controlar la evolución de la diabetes a nivel bucotendal y aconsejar sobre los tratamientos y productos más adecuados para conseguir una buena salud bucal.

Además, en el caso de presentar síntomas evidentes de enfermedad periodontal, es recomendable someterse a tratamientos concretos para cada paciente, ya que el tratamiento periodontal podría mejorar el control de la glucemia en personas con diabetes.

(Imagen de Victor CC BY 2.0)