Periodoncia y endodoncia, ¿en qué se diferencian?

05/02/2016
Periodoncia y endodoncia, ¿en qué se diferencian?

La salud bucodental es una completa desconocida en nuestro país. Y esto se debe principalmente a las experiencias traumáticas puntuales que hemos padecido con anterioridad, al famoso miedo al dentista o al desconocimiento de algunos tratamientos. Por ello, el objetivo de este blog es intentar mejorar tu conocimiento sobre la salud bucodental. En el post de hoy nos centramos en explicarte las principales diferencias entre la periodoncia y la endodoncia.

Periodoncia: el cuidado de tus encías

Empecemos con la periodoncia. Probablemente no te resulte desconocida si has oído hablar de las enfermedades periodontales. Y es que la periodoncia es la parte de la odotonlogía dedicada a prevenir, diagnosticar y tratar este tipo de patologías (gingivitis y periodontitis). Recordemos que se trata de una de las enfermedades más comunes, tres de cuatro adultos la padecen, y que afecta a las encías o al periodonto (se conoce como el tejido que sujeta los dientes).

Para tratar las enfermedades periodontales, lo más importante es detectarlas lo antes posible. Los principales síntomas son: sangrado espontáneo tras el cepillado, inflamación, enrojecimiento e hinchazón de la encía. Cuando el trastorno avanza también encontramos otros síntomas como la retracción de las encías, presencia de pus y halitosis (mal aliento).

El principal tratamiento para esta patología es el mantenimiento periodontal, que se trata de una limpieza bucal más exhaustiva y adaptada a las necesidades de cada paciente. Asimismo, si padeces esta enfermedad deberás visitar a tu dentista una media de dos veces al año para que pueda verificar el estado de tus dientes y encías.

Endodoncia: tratamiento de las enfermedades pulpares

Por otro lado, los tratamientos endodónticos tienen como objetivo tratar el interior del diente. La endodoncia es necesaria cuando la pulpa (lo que se conoce como el nervio del diente) se inflama o se infecta. Esto se produce principalmente por una caries profunda, coronas defectuosas o una fisura.

Para solucionar este problema, el dentista elimina la pulpa inflamada o infectada, y limpia y desinfecta el diente. Posteriormente, obtura y sella con un material similar al caucho que se conoce como gutapercha. Finalmente, se restaura el diente con una corona y éste continúa funcionando como cualquier otro.

Aunque son dos trastornos completamente diferentes, muchas veces las enfermedades periodontales causan una patología endodóntica y viceversa. Asimismo, ambos problemas pueden producirse a la vez, es lo que conocemos como lesiones endoperiodontales. Esto sucede porque existe una relación entre la pulpa del diente y el tejido periodontal que lo rodea.       

Si quieres conocer más información sobre la salud bucodental, no pierdas de vista nuestro blog.