¿Qué enfermedades dentales están asociadas a una mala alimentación?

19/07/2015
¿Qué enfermedades dentales están asociadas a una mala alimentación?

Todos sabemos que seguir una alimentación sana y equilibrada es esencial para tener una buena salud. Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de la relación que hay entre los malos hábitos alimentarios y la salud bucodental.
Por ello, si quieres evitar las enfermedades dentales, es importante que sigas estos 6 consejos:
 

1. Limita la comida rápida y los alimentos precocinados. Este tipo de comida tiene un elevado contenido de azúcares y otros hidratos de carbono que favorecen la proliferación de las bacterias que provocan la aparición de caries.

 

2. No abuses de las bebidas carbonatadas o gasificadas. La acidez que aportan favorece la destrucción del esmalte que recubre los dientes y promueven el clima adecuado para la aparición de bacterias.

 

3. Cuida la alimentación de los más pequeños. Los malos hábitos alimentarios se suelen trasladar de padres a hijos. De hecho, actualmente, los expertos alertan de que en los últimos años, hay niños que tienen sus primeras caries antes de cumplir los 2 años por una mala alimentación.

 

4. Adecuada alimentación durante el embarazo. El cuidado de nuestra salud dental lo debemos iniciar desde la gestación, ya que una correcta alimentación de la madre es fundamental para la formación de los dientes del bebé. El exceso de azúcares y un abuso de la comida rápida pueden afectar al proceso de calcificación de los dientes del feto, lo que supone un aumento de la probabilidad de que el niño desarrolle caries en el futuro.

 

5. Es importante evitar el “síndrome del biberón”. Los expertos recomiendan no prolongar durante mucho tiempo la lactancia, ya que el alto contenido de lactosa que tiene la leche materna puede favorecer la aparición del conocido “síndrome del biberón” o “caries del lactante”. Esto provoca una rápida destrucción de los dientes temporales.

 

6. ¿Cómo tiene que ser una buena alimentación? Para evitar la aparición de las enfermedades dentales, es importante que limitemos el consumo de carbohidratos y azúcares, y que nuestra alimentación sea rica en 2 nutrientes: flúor, que evita la aparición de caries y refuerza la estructura dental; y calcio, imprescindible para mantener la mineralización de los dientes.

Asimismo, es importante que consumamos bastante agua y que nuestra dieta esté principalmente basada en estos 5 grupos de alimentos: cereales, frutas, hortalizas, alimentos con proteínas y productos lácteos.

Una mala alimentación, además de favorecer la aparición de caries y la destrucción del esmalte dental, también nos puede provocar otros problemas dentales como enfermedades periodontales, y es que el aumento de la placa bacteriana favorece la aparición de infecciones que pueden afectar a las encías; o la maloclusión dental, que requiere un tratamiento de ortodoncia para conseguir una posición correcta de los dientes y evitar problemas al masticar.

Si quieres conocer otros factores que pueden provocar caries, te animamos a que leas este post.

(Imagen de JaulaDeArdilla CC BY-NC-ND 2.0)