¿Qué es el síndrome de la boca ardiente?

28/06/2016
¿Qué es el síndrome de la boca ardiente?

El síndrome de la boca ardiente o estomatodinia es un tipo de enfermedad en la que el paciente tiene sensación de ardor en los labios, en la zona del paladar o en toda la boca.

Tratamiento para el síndrome de la boca ardiente.

Para experimentar el síndrome de la boca ardiente no es necesario que el paciente haya ingerido con anterioridad ningún alimento picante. Sus causas son otras y suele darse en mujeres de mediana y avanzada edad.

Se trata de un problema que puede prolongarse durante años y durante varias horas al día. Junto a la sensación de ardor también se presenta una sensación de boca seca, gusto desagradable y entumecimiento de la lengua, hasta llegar incluso a aparecer una disminución del sentido del gusto. Las encías sensibles y la existencia de labios cortados también son síntomas bastante frecuentes de esta molesta dolencia.

Como decíamos antes, el consumo de comida picante no es la causa de la estomatodinia. Su origen se halla en la combinación de elementos como el reflujo ácido del estómago, el consumo de ciertos medicamentos, una alimentación poco equilibrada, infecciones por hongos y factores psicológicos como el estrés o la depresión.

Otros causantes del síndrome de la boca ardiente también pueden ser la existencia de una prótesis dental mal ajustada, los cambios hormonales propios de la menopausia o de otras patologías y por supuesto, la falta de una higiene bucodental correcta.

El tratamiento a aplicar para acabar con esta dolencia dependerá del origen de la misma. Por ello la realización de un diagnóstico por parte de un profesional es muy importante. Dicho diagnóstico deberá encontrar el causante del síndrome, como la candidiasis, la falta de salivación por el consumo de ciertos fármacos, el estrés, el tabaquismo, la diabetes o la insuficiencia renal.

Además del tratamiento dictaminado por el dentista, para paliar los síntomas de la estomatodinia se recomienda evitar el consumo de tabaco y alcohol, beber agua en abundancia, masticar chicle sin azúcar, evitar el picante en las comidas así como los alimentos ácidos y, en la medida de lo posible, evitar también el estrés.

Por supuesto, ante el mínimo síntoma de síndrome de la boca ardiente, lo mejor es acudir a nuestra clínica dental de confianza para que el dentista realice un detallado diagnóstico que ayude a poner freno a tiempo a esta enfermedad, ya que si no se trata adecuadamente permanecerá durante años en la boca causando múltiples molestias.