Reposición de piezas dentales

02/08/2015
Reposición de piezas dentales

Una gingivitis no tratada a tiempo, desembocará en periodontitis, una enfermedad crónica que afecta a las encías. En casos extremos la periodontitis puede llegar a provocar la pérdida de las piezas dentales.

Ante la pérdida de los dientes, ¿se deben reemplazar estas piezas con un implante?

Antes de dar respuesta a esta pregunta, vamos a analizar que es la gingivitis y cómo podemos prevenirla.

La gingivitis es una enfermedad originada por la acumulación de placa bacteriana en las encías. Presenta síntomas como el enrojecimiento y el sangrando de las mismas, fundamentalmente al cepillarnos los dientes. Para prevenir la gingivitis de forma eficaz es esencial mantener una buena higiene bucodental siguiendo estos sencillos consejos:

Es necesario lavarse los dientes 2 ó 3 veces al día tras las comidas, empleando para ello la pasta de dientes recomendada por nuestro dentista.

La mejor manera de eliminar la placa bacteriana y los restos de alimentos que quedan entre los dientes es utilizar hilo dental.
Para terminar este proceso de limpieza hay que emplear enjuague bucal, a ser posible uno con flúor gracias a sus propiedades antibacterianas.

Afortunadamente la gingivitis es una enfermedad reversible, si se trata a tiempo. Si no se hace derivará en periodontitis, la cual si es irreversible en los casos más crónicos y deteriora el tejido que soporta a los dientes. Este deterioro produce retracción de la encía, pérdida del hueso alveolar y finalmente la pérdida de la pieza dental.

Ante la pérdida de piezas dentales a causa de la periodontitis, ¿se pueden colocar implantes?

Ante la pérdida de dientes por periodontitis no se puede dar un diagnóstico generalizado y ha de ser el  implantólogo quien evalúe el tratamiento más adecuado para cada paciente. En cualquier caso, no sustituir las piezas dentales perdidas con implantes puede acarrear diversas consecuencias:

El movimiento de los dientes aumentará el riesgo de padecer otras patologías orales como enfermedades periodontales en otras piezas o caries.

Las piezas situadas junto a los dientes perdidos, empezarán a moverse para ocupar el espacio que ha dejado el diente que se ha caído, provocando con el paso del tiempo desajuste de la oclusión de la boca.

Si perdemos varios dientes, la estética de nuestra sonrisa se verá seriamente afectada, no solo en el momento de sonreír, sino que se producirá envejecimiento facial prematuro y la pérdida del contorno labial.

Por todo ello, es muy importante sustituir las piezas dentales perdidas con implantes. No solo recuperaremos la estética de la boca, sino también su funcionalidad, al tiempo que evitamos otras posibles afecciones.

(Imagen de dhyanji CC BY-NC-ND 2.0)