¿Se deben extraer las muelas del juicio?

06/09/2015
¿Se deben extraer las muelas del juicio?

Las muelas del juicio, también conocidas como muelas cordales o terceros molares, son las últimas piezas dentales que se desarrollan y aparecen entre los 17 y los 25 años de edad. Normalmente su extracción no es necesaria si aparecen alineadas con el resto de la dentadura, pero aún así es recomendable revisarlas regularmente y realizar radiografías cada cierto tiempo para estar atento a cualquier cambio que puedan experimentar.

¿Qué ocurre en el caso de que las muelas del juicio estén mal alineadas?

Si las muelas del juicio nacen mal alineadas seguramente éstas acabarán teniendo problemas con los dientes adyacentes, los nervios, la misma mandíbula, y hasta con las otras muelas del juicio ya que todas están rodeadas por el tejido blando de la mandíbula.

También es común que a causa de una erupción parcial y no corregida a tiempo, puedan aparecen complicaciones como infección, hinchazón, dolor y rigidez de la mandíbula

¿Cómo saber si ya se tienen las muelas del juicio?

Para conocer a fondo el estado de las muelas del juicio hay que realizar una radiografía para comprobar su estado y la alineación de dichas piezas. La extracción de estas muelas incluso antes de que generen problemas, evitará futuras extracciones más dolorosas.
Cuanto más joven es el paciente más fácil será la extracción de las muelas del juicio porque las raíces de estas piezas todavía no estarán absolutamente desarrolladas y el hueso será menos denso. A mayor edad del paciente, mayor tiempo de recuperación.

¿Cuándo es necesario extraer la muela del juicio?

-          Si existen caries que no se pueden tratar.
-          Si existen periodontitis u otras infecciones.
-          Si existen daños en los dientes próximos.
-          Si existen tumores, quistes u otras complicaciones.
-          Si la boca no tiene el tamaño suficiente y la mandíbula tampoco tiene hueco para unos molares extra.

¿Cómo se extraen las muelas del juicio?

La extracción de una muela del juicio siempre tiene que realizarse por un cirujano oral o dentista general cualificado. Tan solo es necesario anestesia local para asegurar la extracción segura de la pieza. Otra opción es la sedación consciente, gracias a la cual los pacientes tendrán pocos o ningún recuerdo de la extracción de las muelas del juicio.

En los casos en que los molares aún no han erupcionado, la intervención consiste en una cirugía menor que consiste en eliminar tanto los tejidos como el hueso que rodea la muela, para facilitar así la extracción de la misma. La operación finaliza con varios puntos de sutura para cerrar la incisión y facilitar la cicatrización del tejido.

Durante los cinco días siguientes es normal sentir molestias en la zona afectada por lo que el dentista recetará los medicamento oportunos para mitigar el dolor. También es recomendable reposo y que que durante el periodo de recuperación se consuman alimentos blandos y se evite el alcohol, el tabaco y la comida picante.

(Imagen de purplemattfish CC BY-NC-ND 2.0)